sábado, 13 de agosto de 2011

La banda sonora de mi vida...

video

Player  - "Baby, come back" - 1977

Cuando sonaba esta cancion en aquel enorme y viejo aparato de radio del comedor de la casa de mi infancia, el mundo  empezaba a abrirse ante mi tan sombrio como aquel segmento oscuro que habia aparecido ese año sobre el curso de mi labio superior, y que tanto recordaba al frenazo en el asfalto de una bici, en vez del bigote que pretendia ser.

El pais entero despertaba del letargo dictatorial de un general que, como el resto de su maquinaria, se habia oxidado de años, corrompido por sus practicas ideales, anclando su putrefaccion en el poder hasta agotarlo y morir.
Asi pues, me toco -nos toco- crecer en una sociedad a medio camino entre los sueños y las realidades y, una de aquellas tremendas realidades era la bancarrota de nuestras finanzas, la congelacion salarial, la esfumacion de empresas que se "autodesmantelaban" para evitar la paga de salarios y seguir operando, de forma clandestina y pasando a engordar la economia sumergida o, como en  muchos casos se pudo demostrar, constituyendo nuevas empresas con la maquinaria "autodesplazada". Era una atmosfera de amenaza constante:
ETA, estaba mas operativa que nunca, desafiando a los militares continuamente con atentados cometidos con saña atrasada; cuando no, eran los GRAPO. Secuestros de empresarios, manifestaciones, represion, violencia, desempleo, heroina en las calles, inseguridad ciudadana, falta de material para la enseñanza y la asistencia medica, volatilidad del mercado, inseguridad laboral e Institucional pues, habia ruido de sables, es decir, rumores de posible golpe de Estado, semana si, semana tambien.
Yo pertenezco a aquella generacion que se catalogo de "Generacion X", porque, sencillamente, eramos una incognita para todos. Eramos jovenes aspirantes al mercado laboral y estabamos poco, deficiente o nada preparados para acometer los retos ante los que se abria nuestro pais y nuestra vida:
Europa y la libre circulacion de ciudadanos y mercancias pronto seria una realidad y, nosotros,...nosotros eramos la "X" a despejar dentro de ese futuro comun y nuevo para todos.

Que poco imaginaba yo entonces los caminos que andaria mi vida... pero que poco...

Hoy, al rescatar del polvo de los recuerdos este tema de Player, me he dado cuenta de que la prensa actual es identica a la de entonces; quiero decir que es igual de canalla. Entonces, la prensa fue incapaz de verter una sola linea que nos rescatase de aquella agonia; dia tras dia nos recordaban que nuestro futuro estaba desdibujado y nos presentaban al resto de jovenes europeos, como una amenaza.
Y lo peor: no habia remedio. España emprendia el camino hacia su modernizacion en un tren que no habia previsto sacar billete para nosotros porque, a los gobiernos del general, como a el mismo, no les preocuparon las cifras que vomitaba el Ministerio de Estadistica.

Pero luego, andado el tiempo, pudimos comprobar que la luz vencia a las sombras y que nuestro futuro, cobraba perfil; que nadie nos abandonaba del todo, que nuestros conciudadanos apoyaron el redactado de leyes valientes que ampararon y amparan aun derechos y todos salimos adelante.
Con esfuerzo, si; pero adelante.
Escribo esto porque estoy cansado de oir y leer mensajes referentes a la perdida de la actual generacion de jovenes, pese a ser la mas preparada de la historia moderna de este pais; harto de oir y leer argumentos empobrecidos sobre los esforzadisimos mileuristas y la falta de posibilidad para el rescate de los unos o la revision salarial de los otros.
Quiero que este sea un escrito de renuncia ante tanta blasfemia y la falta de esperanza sobre los posibles de los jovenes y tanta toxicidad y pesimismo con que se les rocia, desde los agoreros, a los titulados periodistas.

Son jovenes, estan preparados, son libres, saben lo que quieren y son muy capaces de conseguirlo.

Nosotros, la Generacion X, en negro sobre blanco no valiamos la mitad que todos vosotros y supimos y pudimos escalar nuestro futuro.
Estoy convencido de que vosotros sabreis alcanzar el vuestro.

Animo y,... ¡A por todas!

2 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

En el ´77 ya tenía muchas nociones de la vida, esa canción me recuerda una época en que creí era rebelde, pero con el tiempo me di cuenta que era una soñadora que se quería comer el mundo.

Yo también deseo que los jóvenes de hoy puedan lograr todas las cosas buenas que quieren y deseen.


Un abrazo Compi.

Rober Tenique dijo...

Aquel año fue muy tenso, lleno de incertidumbres y en medio de una crisis económica. Y la política estaba que ardía. En Canarias también los terroristas del Mpaiac y sus divisiones, con el apoyo de Argelia, hicieron de las suyas. Y también estaban los de la ultraderecha dando caña. Es como si en medio de la incertidumbre todos quisieran tomar posiciones en un juego macabro por lograr cotas de poder. Pero luego está la imagen maravillosa de Dolores Ibárruri presidiendo el Congreso tras las primeras elecciones democráticas. La verdad es que salir de todo aquel infierno fue un logro histórico como nunca se había dado, aunque sabemos que quedaron muchos cabos sueltos. Por eso esta actual crisis me parece un poco "light" comparada con todo aquello. Tienes razón en que los medios de comunicación han hecho mucho daño en la actual crisis, que creo que en gran medida es ficticia, pero sería muy largo de argumentar. Y han tergiversado la realidad de tal manera que nos quieren hacer creer que los que estamos en crisis somos NOSOTROS, y que debemos pagar por querer vivir por encima de nuestras posibilidades. ¿Querer tener un empleo digno y bien remunerado y una casa, que son derechos constitucionales, es vivir por encima de nuestras posibilidades?. Y hay un fenómeno que se repite, que el Poder siempre se apunta sus logros, pero culpa a otros de sus errores, ¡qué cobardes!. El mundo ha cambiado mucho, pero la ilusión se mantiene intacta. Y no me cabe duda de que la naturaleza humana es en esencia buena (hasta que empezamos a servir a nuestro ego), y eso es lo que hace superar todas las crisis, las de verdad y las del ego de los especuladores financieros. Esa canción, ahora que la oigo de nuevo, me he dado cuenta de que es preciosa. Aunque es un sonido que yo asocio a mi mísera infancia, y quizás no le tenga mucha simpatía (jajaja). Petons.