domingo, 30 de octubre de 2011

Noche de Difuntos



Entre montes, por áspero camino,
tropezando con una y otra peña,
iba un viejo cargado con su leña,
maldiciendo su mísero destino.

Al fin cayó, y viéndose de suerte
que apenas levantarse ya podía,
llamaba con colérica porfia
una, dos y tres veces a la Muerte.

Armada de guadaña y esqueleto
la Parca se le ofrece en aquel punto;
pero el viejo, temiendo ser difunto,
lleno más de terror que de respeto,
trémulo le decía balbuciente:

- ¡ Yo,... señora,... os llamé desesperado!
-Pero acaba; ¿que quieres, desdichado?
- ¡ Que me carguéis la leña solamente !

Tenga paciencia quien se crea infelice,
que aún en la situación más lamentable,
es la vida del hombre siempre amable.
El viejo de la leña nos lo dice.

                                 
                                          -El Viejo y la Muerte-  Felix Maria de Samaniego ( 1745 - 1801 )



"Hasta los huesos" - René Castillo - (Mexico 2001)

Las ilustraciones son obra de Thomas Ott - "Recuerdos de Mexico".









5 comentarios:

Roberto T dijo...

Pues esa fábula encierra mucha sabiduría, y es que a veces nos quejamos en exceso, jajaja. Y el muchacho este de los tatuajes la verdad es que me pone malo, es una imagen que me resulta realmente desagradable, me asusta bastante, jeje. Pero la peli mexicana sí que es una preciosidad. Y encima está hecha con maquetas y animación de muñecos, al estilo clásico, y esa canción..., toda una gozada, y una auténtica obra de arte. Petons. Namasté.

NaTali dijo...

No me gusta imaginarme a la muerte asi, con su guadaña pero es la mas conocida, supongo por que infunde respeto.

A veces creemos buscar la muerte para aminorar el peso de nuestra vida, quiza por eso tanto suicidio.

Saludos

Gloria dijo...

Yo creo que todos hemos llamado a la muerte alguna que otra vez en la vida. Pero estoy seguro que la llamamos con la "boca chica" pues con nada que le vemos las orejas al lobo, estamos en el medico.

Un abrazo, amiga.

Peace-for-ever dijo...

Aquest Samaniego junt amb Iriarte van omplir la meva època escolar de faules carregades de saviesa amb la seva moraleja (que en català n'hauríem de dir moral o moralitat, però se'm fa massa estrany, sembla que digui una altra cosa) que jo en la meva ignorància infantil atribuïa al franquisme... La que aportes en aquest aiguabarreig d'avui em sembla molt bona, potser de les millors.

Un bon aiguafort per a una festa com aquesta. Moltes gràcies.

Una abraçada.

la MaLquEridA dijo...

No había visto algunas entradas tuyas y esta de la muerte me fascinó.



Un abrazo Compi.