sábado, 9 de febrero de 2013

Saturday - El cuento de la criada...

Un niñito pidio a su criada que le contara un cuento. La criada, una mujer muy afectuosa, no se hizo esperar y comenzo la narracion de la historia:

Se trataba de una ciudad que nunca habia existido, donde vivian tres bellisimas princesas, de las cuales dos no habian nacido y la tercera no habia sido concebida.
Cuando los parientes de las tres encantadoras princesas murieron, decidieron partir hacia tierras lejanas.
Era un viaje largo y penoso. Al cruzar por las ardientes arenas del desierto, el calor era tan sofocante que estuvieron a punto de desmayarse, todo ello unido a la quemazon que las arenas producian en sus finos y delicados pies.
Extenuadas, se refugiaron a la sombra de tres arboles, de los cuales dos no existian y uno nunca habia sido plantado. Se alimentaron de los frutos de los arboles y reposaron a su reconfortante y generosa sombra.

Despues, prosiguieron el viaje. Llegaron asi a la orilla de tres rios, dos de los cuales estaban secos y el tercero no disponia de una sola gota de agua. Las tres dulces princesas bebieron de sus aguas y en sus aguas bañaron sus atractivos y amarfilados cuerpos.
Recomenzaron la fatigosa marcha, para poder llegar asi a una esplendida ciudad que aun no habia sido construida. Caminaron por sus calles y alcanzaron de este modo tres palacios, dos de los cuales estaban por proyectar y un tercero carecia de paredes.
Contentas, las tres princesas accedieron a los palacios y en una de las magnificas estancias hallaron tres platos dorados, dos de los cuales estaban rotos y el tercero estaba hecho añicos. Fue el tercer plato el elegido para servirse la comida que iban a prepararse: noventa y nueve menos cien gramos de arroz que iban a cocinarse.
Preparada la comida, invitaron a tres ascetas, dos de los cuales no tenian cuerpo y el tercero no tenia boca.
Cuando los tres ascetas hubieron degustado la comida, las tres princesas comieron el resto de alimentos.
Ascetas y princesas estaban muy satisfechos con el suculento banquete que se habian dado.

Una vez la amorosa criada hubo terminado la historia, le dijo al niño:

              -. Amiguito, cuando crezcas, recuerda siempre esta historia y te convertiras en una persona sabia.

                       --------------

Sigue siendo "saturday", ¿no?

video

"Saturday Night Fever" - The Bee Gees - (1977)

Por cierto que, el cuadro que encabeza el post, es un oleo del maestro Vermeer pintado en 1658,  titulado, "La criada de cocina".

Buen fin de semana.

Namasté.

3 comentarios:

Peace-for-ever dijo...

Conexia el quadre d'en Vermeer, però no la sorprenent història de les tres princeses (dues no nades i l'altre no concevuda).

Feliç dissabte!

Una abraçada.

sergio dijo...

Gracias por el cuento, el cuadro y el video.
A veces se extrañan algunas cosas de 1977 y es agradable recordarlas.

Saludos.

Roberto T dijo...

Es difícil el cuento, cuesta entenderlo. Creo que tiene que ver con lo de creer en lo imposible, y que las cosas no siempre son lo que parecen. Eso no hay que olvidarlo. Bueno, y me ha encantado también "Tony Manero", todo un clásico. La canción es fabulosa. Creo que la música, incluso los actores superan el guión de la película. Pero el conjunto resulta muy bueno.

Petons. Namasté _/|\_