viernes, 6 de enero de 2012



EL ANCIANO Y LAS EMOCIONES VERDADERAS

Cuentan que, en China, un anciano decidio regresar al lugar donde habia nacido y del cual salio siendo muy joven. En el camino, se unio a un grupo de viajeros que llevaban la misma ruta y a los que explico el motivo de su viaje.

Tras varias monotonas jornadas, aquellos hombres acordaron divertirse a costa del viejo...

    - Mira anciano, ya estamos llegando a la tierra de tus ancestros, esas montañas eran las que contemplaban tus ojos cuando eras niño - mintieron los bellacos.


El viejo, a pesar de no recordar nada de lo que veia, se sintio dichoso al contemplar aquellas cumbres.

Horas mas tarde , llegaron a unas casas en ruinas...

    - Anciano, seguro que entre estas paredes jugaste en tu infancia.

El viejo, al ver aquel pueblo abandonado en el que creia haber pasado su niñez, no pudo dejar de apenarse...

Un poco mas adelante, desfilaron ante un cementerio...

    - Mira esas tumbas, anciano; seguro ahi estan enterrados tus padres. 

Al oir aquellas palabras, el anciano no pudo contener la congoja, y estallo en lagrimas.


Arrodillado frente a aquellas tumbas, al viejo le invadieron mil memorias y recuerdos que llenaron su corazon de viejas y añoradas sensaciones.
La nostalgia penetro en su alma con un tropel de emociones...

Viendo aquella escena, los viajeros se apiadaron del anciano y resolvieron contarle la verdad .

    - Sentimos decirte que nada de esto es cierto, que solo queriamos divertirnos un poco. La verdad es que aun quedan varios dias de camino hasta alcanzar la tierra que te vio nacer. 
Te rogamos aceptes nuestras disculpas. 

El anciano se levanto en silencio, recogio sus cosas y reemprendio la marcha con una honda seriedad marcada en el rostro.
Al llegar la noche y ante el mutismo del viejo, los viajeros volvieron a pedirle perdon y a expresarle su pesar por la cruel broma.
El anciano les miro y dijo :

    - Mi silencio no tiene nada que ver con vosotros pues, la burla esta ya olvidada. 

    - Entonces, ¿a que se debe? - preguntaron...

    - Se debe a que aun no he encontrado respuesta a una pregunta que me atormenta:  

¿Como es posible que afloren emociones verdaderas cuando estas provienen de hechos falsos? 
                
                                 

He aqui un pequeño obsequio en forma de cuento que nos han dejado Los Magos de Oriente, creo que con la intencion de ayudarnos a gestionar un poco mejor nuestras emociones.
Aprovecho para deciros que os visito a partir de Lunes que, como quien dice, estare recien "llegao".
Asi, me pongo al dia y me entero de que habeis estado cocinando y que os inquieta u os espolea, segun.

Que paseis un bonito Dia de Reyes.
Besos y muchas gracias. Buena Epifamia.

Namasté.

3 comentarios:

Peace-for-ever dijo...

Està claríssim que les emocions no hi entenen de realitats, les situacions de ficció ens emocionen tant o més que les reals.

Una història preciosa. Moltes gràcies.

Una abraçada.

Roberto T dijo...

Sí, es una historia preciosa y que da mucho que pensar. Los que hemos nacido en el siglo XX tenemos cierta costumbre de emocionarnos con hechos falsos a través de la televisión, el cine, el teatro,... incluso la radio. Pero esto tiene una doble cara, porque muchas acciones políticas (de carácter belicista, incluso), muchos proyectos de dominio económico, y muchas campañas publicitarias que pretenden vendernos paja por oro, utilizan la farsa emocional para conquistarnos, y eso tiene su peligro, jajaja. También me hace pensar en el poco respeto que se le suele tener a los ancianos, que ese es otro tema. Besos. Namasté.

Cosimo dijo...

La verdad es que, gestionar adecuadamente las emociones pasa, inexorablemente, por la comprension profunda de las mismas.

porque, las emociones, pueden surgir por causas externas -verdaderas o falsas- pero, brotan en nuestro interior, empujadas por un criterio personal sobre los hechos.

Bss. :)