sábado, 5 de mayo de 2012

Ferocidad contenida


7 comentarios:

Peace-for-ever dijo...

Quina sort ha fet la criatura de estar darrera el vidre... ¡Déu meu!

Una abraçada.

La Salamandra dijo...

Jejeje...

Es otra de las verdades inequivocas, irrenunciables e imbatibles de la vida:

-. Que es fagocitadora!! Jajaja...

Bss.

Namasté. :)

Ale ;) dijo...

Creo que tiene tiempo que no le dan de comer a la pobre leona, o lo quería adoptar como su nuevo cachorro XD

Saludos y disfruta del fin de semana ;)

La Salamandra dijo...

Jajaja...

Hola, Ale!

jajaja... no se; mas bien creo que, la pobrecilla ve la posibilidad de llevarse a la boca un cachorrito humano y,... ¡ZAS!... Le pasa como a las mosacas que entran en casa: no comprenden la existencia del cristal y... no dejan de insistir. jajaja...

esta pobre leona infeliz acabara por cansarse y abandonar pero, ¿y las moscas? Esas no cesan de darse cabezazos. jajaja... (ay, perdon) pobres... ((jajaja...)


Bss.

Namasté.

Roberto T dijo...

¡Qué fuerte!. La leona podría tragarse al pequeñín de un sólo bocado. Y lo sorprendente es que el guayete (= niño) ni se inmuta, jajaja. A esa edad parece que todavía no ha aprendido lo que es el miedo, o que anda muy despistado, jeje. Sí, cuando se va de safari, aunque sea al zoológico, mejor dajar las ventanas bien cerraditas, por si las moscas, ... o los moscones, jajaja. Besos y feliz finde. Namasté _/\_

la MaLquEridA dijo...

Que miedo, y el niño ni en cuenta, si ves las fauces de la leona se lo tragaría de un bocado.



Besos Compi.

la MaLquEridA dijo...

Saludos y besos Compi.

Fiiii fiiii fiuuuuuu!



:)