martes, 16 de octubre de 2012

El mandarin


A un mandarin le habian ofrecido desempeñar un cargo oficial de extrema importancia. Preocupado por la responsabilidad que comportaba, fue a pedir consejo a un amigo de la infancia.



            -. Lo que puedo aconsejarte, amigo mio, es que siempre seas paciente. No lo olvides: ejercitate en todo momento en la paciencia. 

            -. Si -dijo el mandarin-, sere muy paciente. Me ejercitare constantemente en la paciencia. 

Los dos hombres comenzaron a tomar el te. El amigo se dirigio al mandarin y le insistio:

           -. Se siempre paciente. No dejes de ser paciente suceda lo que suceda. 

El mandarin asimtio con la cabeza y, unos minutos mas tarde, el amigo repitio:

            -. Adiestrate en la paciencia. No lo olvides. Tienes que ser paciente. 

            -. Lo hare, lo hare. 

Cuando ya iban a despedirse, el amigo volvio a repetir su consejo una vez mas, con las mismas palabras:

            -. Y, no lo olvides: tienes que ser paciente.

Entonces, el mandarin, repuso exasperado:

            -. ¿Es que me tomas por estupido? Me tienes harto. Ya me has dicho lo mismo no se cuantas veces. ¡ Callate ya ! 

Y el amigo dijo tranquilamente:

            -. Estas lleno de ira. ¡ Vaya forma de ejercitarse en la paciencia ! 

El mandarin se sintio muy avergonzado y, abrazando a su amigo de la infancia, le dijo:

           -. ¡ Que dificil es ser paciente ! 

Pero habia aprendido la leccion y, con sagacidad y mucha paciencia, se desenvolvio magnificamente en su nuevo cargo.

                    ----------

La paciencia es una rara cualidad; y mas extraña aun cuando algo nos interesa o nos perturba.
Ante la avidez y la aversion es todavia mucho mas dificil ser paciente. La paciencia es saber esperar pero, aun mas: mantener el animo estable ante las dificultades y no añadir la innecesaria tension de la urgencia o la compulsion.
Cultivar la paciencia es dificil pero, no es un imposible. 

Para curiosos: la fotografia que ilustra el post es una imagen de Confucio elaborada en arena, realizada para el "Festival Cultural de Playa de Ambos Lados del Estrecho de Taiwan", en Pintang, provincia de Fujian, en Junio de 2012.

5 comentarios:

maritza leal dijo...

La paciencia es una virtud de muy pocos, que debiera ser de muchos

besos Salamandra

Peace-for-ever dijo...

Els que em coneixen diuen que tinc força paciència, tot i que a mi em sembla que la perdo amb facilitat...

La reflexió d'avui em sembla fantàstica. Moltes gràcies.

Una abraçada.

La Salamandra dijo...

Hola, Maritza! :)

La paciencia es una virtud muy escasa y, en Occidente, una rareza poco o nada trabajada, casi extinta. Aqui se impone y se pasea mas el ego. Y no me refiero a la forma pronominal de la primera persona del singular. Jajaja...

Sin embargo, la paciencia es como una ensalada que, para ser un buen plato, precisa de varios ingredientes. Desde mi punto de vista, la paciencia, necesita de la humildad; sin ella, la paciencia esta "perdida". jajaja...

Saludines, Maritza, compañera. :)

Sarva mangalam
Namasté.

La Salamandra dijo...

Hola, Peace-for-ever! :)

La paciencia...

Cuando tome refugio en el budismo, mientras Wang Chen recigia mis manos en las suyas y las unia al cordon, mirando a los ojos me dijo:

-. "Paciencia".

A cada uno de nosotros nos susurro algo diferente... A mi, me señalo uno de mis flancos desprovistos.

La paciencia, es una gran virtud.
Enhorabuena.

Petons!

Namasté.

la MaLquEridA dijo...

Voy a investigar qué es la paciencia porque no la conozco.


:(