lunes, 29 de octubre de 2012

Episodio 8


6 comentarios:

Peace-for-ever dijo...

El cor humà no té aturador i no podem trencar els nostres llaços tan facilment.

Clar que sempre hi ha gent sense cor.

Una abraçada.

La Salamandra dijo...

Cierto. Tienes razon en ambas observaciones.

Petons, compay! :)

Gracies.

Namasté.

Roberto T dijo...

Me asombra la madurez de la nena. No sé si es verosímil, pero en la serie resulta realmente encantadora. Y la muchacha esa que convivió con el abuelo me sigue resultando todo un enigma. Por otro lado, la serie me está resultando muy didáctica, por todo lo que se aprende de la cultura japonesa, sus costumbres, incluso el sonido y los matices de su lengua. He visto en otras series que los adultos duermen con los niños pequeños, y parece que es algo habitual. Me parece que para el desarrollo emocional de los niños es bastante bueno, aunque para la mente de un "occidental" pueda parecer cuando menos incorrecto, y es que tenemos algunos esquemas mentales muy podridos, jeje. Incluso la historia en sí resulta bastante rompedora, y eso a mí me parece maravilloso :-). Petons. Namasté. _/|\_

La Salamandra dijo...

Hi, Roberto!

Veras, la educacion oriental esta muy alejada de la educacion occidental.
Ademas de enseñar -como en todos los sistemas educativos del mundo- una competitividad despiadada, en el caso japones, se acompañan de las tradiciones culturales, de las tradiciones familiares y, de las tradiciones sociales. Asi, tenemos una sociedad educada en el respeto, en la timidez, la paciencia y el ejercicio solidario; recuerda que, solo en japon, se hacen las huelgas laborales incrementando la produccion. Eso no hunde la economia nacional, solo al empresario al que quieren fastidiar. Una pareja de nipones, por ejemplo, NO SE TOCARA hasta que las respectivas familias se conozcan. Y, aunque los tiempos cambian y con ellos, tambien las sociedades, aun han de pasar varios decenios mas para que Japon, cambie su punto de vista. El budismo zen, tiene mucha presencia en la cotidianidad y, eso, se nota.

Gracias, Compai! :)

Bss.

Namasté.

la MaLquEridA dijo...

Daikichi es muy enojón pero es muy bueno.

Independientemente de que todo va tomando su curso debo decir que amé el honguito en la playera de Rin y su sombrero azul.

Se vislumbra una familia en puerta.

Besos Compi.

la MaLquEridA dijo...

Compi, ¿qué quiere decir, Petons. Namasté?