lunes, 18 de julio de 2011

Terror polar...


6 comentarios:

Rober Tenique dijo...

Dios, ¡qué miedo!. Y estos animales cuando tienen hambre se tiran a todo lo que se mueva. Aunque no sé si este osito ve en el hombre de la imagen a una posible presa o a una amenaza en su medio. En este sentido no sé cuál es más feroz...

(Ahora que estoy medio desconectado te he tenido unos días abandonado, pero aquí estoy...)

Petons.

La Salamandra dijo...

Hola, Rober!

La verdad es que imagino el susto del humano y no quisiera verme en su piel. Jajaja...
Aunque, hace años, en Vejer de La Frontera, en la sierra gaditana, estaba yo recogiendo leña cuando, de pronto, un toro se puso frente a mi...¡Subi a una encina en tiempo record! Creo que no gaste ni suela.Jajaja... Y, aunque la gente del pueblo -muerta de la risa- me aseguraban que era "un manso", yo no baje del arbol hasta que retiraron al animalillo... vaya a ser que... (jijiji)

Besotes.

Namasté.

la MaLquEridA dijo...

¡Que horror! no quisiera saber mi reacción ante semejante osito de peluche jaja, creo me hubiera hecho pipí del susto jaja.


Besos Compi.

Peace-for-ever dijo...

Una situació ben perillosa on la justa por et salva, i el pànic et condemna...

Per cert, on era el fotògraf?

Una abraçada.

La Salamandra dijo...

Hola, MalquE!

jejeje... la verdad es que es muy dificil imaginar que haria uno frente a un oso polar que se ha recostado sobre tu coche...

Bosotes, compita!

La Salamandra dijo...

Hola, Peace!

Bona aquesta! Molt bona pensada!

Lo cierto es que no habia pensado en el fotografo y, ahora que tu lo señalas... debia estar "freezing" por el miedo o, lo que es peor, partiendose de la risa al ver esta ziga-zaga. jajajaja... porque, aunque el riesgo se le ve, si observamos bien esta situacion, tambien encierra algo de gracioso, ¿no?
O, ¿soy yo, que soy un perverso?

Petons, company.