martes, 20 de noviembre de 2012

La busqueda de la verdad


Toda busqueda, parte de una pregunta.
Y, toda pregunta, nace de una inquietud.
Asi pues, cuando uno busca la verdad camina a ciegas tratando de equilibrar otras multiples preguntas. Generalmente, las primeras mas frecuentes, son estas:

              -.¿Que es la verdad? 

              -. ¿Que verdad se busca?

              -. ¿Por que?

              -. ¿Para que?

Algunos, llegan a profundizar en la materia y se apartan del mundo. Otros, en cambio, se refugian en los redactados legales, en normas, normativas, ordenanzas, pactos, convenios y, cuantas mas acepciones del corral de lo tenido por "legal", existan. De estos ultimos, un porcentaje formara parte del aparato judicial que, apoyandose en los textos citados anteriormente, determinara un tipo de verdad. Es mas, se diria que, sin cierta intervencion funcionarial -abogados, notarios, registradores, procuradores, jueces, fiscales...-, la verdad, tiene poco credito.

Socialmente, la verdad, esta muy bien catalogada; sin embargo, se la pasea poco, nada o, casi nada, segun.
Digo "segun", porque, la verdad, depende, casi exclusivamente, de un punto de vista. Asi pues, "segun" veamos cualquier situacion, aplicaremos la verdad de nuestro juicio personal, nuestra verdad.  Y, por supuesto, la cantidad de verdad que se exponga se hara simpre desde ese balcon. Eso si; la calidad de la verdad varia como en las boutiques: "segun" el escaparate. Por que, ¿desde donde se exhibe la verdad?
A esta pregunta, nuestro instinto pisa el acelerador para contestar, despeñandose al instalar la primera mentira: su respuesta.

Durante los cortisimos paseos de la verdad por el vecindario, el trabajo o el mundo blogosferico, la vemos con frecuencia cruzar lineas rojas al asegurar ciertos hechos que solo son supuestos y, certificar, muchas otras veces, que, aquello que se cuenta es, la pura verdad.

En fin; no me extendere con planteamientos personales acerca de la verdad; solo señalare una anecdota real:

Si, a un occidental, le preguntamos donde situa la mente, lo mas comun es que señale directamente la cabeza. Mientras, si esta misma pregunta se la formulamos a un budista practicante, señalara, automaticamente, su corazon.

Y, es que, vemos el mundo y la vida a traves de nuestras emociones. Asi, pues, si en incontables ocasiones de nuestra vida, no hemos sabido gestionar nuestras propias emociones, ¿como podemos asegurar poseer la verdad y exponerla siempre? ¿Como podemos juzgar que es verdad y que no, cuando la mitad de nuestro juicio transcurre en el autoengaño?



          La verdad,... ¿es la verdad?


El rey habia entrado en un estado de profunda reflexion en los ultimos dias. Estaba muy pensativo y ausente. Se hacia muchas preguntas, entre otras, por que los seres humanos no eran mejores. Sin poder resolver este interrogante, pidio que trajeran a su presencia a un sabio que moraba en un bosque cercano y que llevaba muchos años entregado a la meditacion, siendo considerado por todos, lucido y ecuanime.

              -. He oido hablar mucho de ti -dijo el monarca- . Se que hablas lo necesario y no gustas de honores, asi como que no haces diferencia entre un lingote de oro y un trozo de arcilla. Dicen que eres sabio. 

              -. Eso dicen, señor -repuso indiferente el sabio.

              -. Quiero preguntarte algo. ¿Como puedo lograr que la gente sea mejor? 

              -. Puedo decirte, señor, que la s leyes por si mismas nos bastan, en absoluto, para hacer mejor a la gente. El ser humano tiene que cultivar ciertas actitudes basadas en la claridad de la mente y la compasion y practicar metodos para alcanzar la verdad de orden superior y el entendimiento correcto. Esa verdad de orden superior tiene que ver, desde luego, con la verdad comun. 

El rey quedo desconcertado. Reacciono para aseverar:

              -. De lo que no hay duda es de que yo al menos puedo lograr que la gente diga la verdad; al menos, puedo conseguir que sean veraces. 

El sabio sonrio levemente y guardo un noble silencio.

Pasados unos dias, el rey decidio establecer un patibulo en el puente que servia de acceso a la ciudad. Un escuadron, a las ordenes de un capitan, revisaba  y examinaba a todo aquel que queria entrar. Se hizo publico el siguiente bando:

<<Toda persona que pretenda entrar en la ciudad, sera previamente interrogada. Si dice la verdad, tendra entrada franca. Si miente, sera conducida al patibulo y ajusticiada>>.

Empezaba a levantar el dia cuando, el eremita, tras haber meditado parte de la noche, se puso en marcha hacia la ciudad. Caminaba con lentitud. Avanzo hacia el puente y el capitan le corto el paso interrogante:

              -. ¿A donde vas? 

              -. Voy camino de la horca para que podais ahorcarme -repuso sereno el sabio.

El capitan, dijo:

              -. No lo creo.

              -. Pues bien, capitan, si he mentido, ahorcadme.

              -. Pero, si te ahorcamos por haber mentido -replico el capitan-, habremos convertido en cierto lo que has dicho y, en ese caso, no te habremos ahorcado por mentir sino, por decir la verdad. 

              -. Asi es -afirmo el sabio-. Ahora usted sabe lo que es la verdad... ¡Su verdad! Hagaselo saber a su majestad. 

Dio media vuelta y volvio a internarse en el frondoso bosque en que moraba.


¿Nuestra verdad? ¿Su verdad? ¿La verdad? Los perversos juegos del ego tratando de imponer como verdad absoluta lo que no son mas que "verdades relativas".



Dedico esta entrada, con mucho cariño, a nuestra compañera Inma_Luna. Hace unos dias, publico un post sobre la verdad que ha dado como fruto este otro. Gracias, Inma, compañera, por espolear mi animo. Gracias.

Deseo que os haya gustado.
Bss para to@s.

Namasté.



4 comentarios:

Roberto T dijo...

Me ha encantado este interesantísimo viaje al concepto de la Verdad, y con esa preciosa leyenda incluida. Y es cierto eso de que la verdad única es básicamente una manifestación del ego. Ya dice el viejo refrán que "nada es verdad ni es mentira, sino que todo es del color del cristal con que se mira". Si cada uno entendiéramos la relatividad de nuestra propia verdad, y respetáramos las verdades ajenas, la convivencia no sería tan problemática. Los fanáticos son gente enferma envenenados con su propia verdad, y siempre rompen la convivencia pacífica, porque sólo quieren imponer su verdad, como si fuera posible adueñarse a la fuerza de las mentes y los corazones de todos los demás. Donde se mete un fanático siempre hay enredos, porque rompen el equilibrio, el respeto y la paz. Hay un koan que publicó Ramiro Calle en un libro sobre meditación que dice:

"- Maestro, ¿qué es la verdad?
- Hijo mío, no tengo ni la menor idea."

Jajaja. Es demoledor, jajaja. Petons. Namasté _/|\_

La Salamandra dijo...

Jajaja,... ¡Es fantastico! Jajaja...

Si; recuerdo que una vez, alguien le pregunto a un lama, en plena gompa, cual era el sentido de la vida,...
a lo que el lama respondio con un larguisimo silencio. Jajaja...

Si no sabemos que es la vida y que sentido tiene, ¿que idea podemos tener sobre la verdad? Jajaja...

Humanos. Somos una pandilla de aburridos. Jajaja...
¿Tu crees que, a un mapache, le preocupa la verdad? Jajaja,... Deja fluir el rio y se acabo. Claro que, el mapache, no lleva implantada la semilla de lo innoble.

Muchas gracias, Roberto. Como siempre, he disfrutado mucho leyendote.

Bss.

sarva mangalam
Namasté.

Peace-for-ever dijo...

La veritat, un gran tema.

Una vegada, quan jo començava la carrera, vaig tenir un professor excepcional que ens va fer a classe la següent reflexió.

Imaginem que hi ha un canelobre amb un ciri o una espelma encesa. Imaginem que entre nosaltres i el llum hi ha un nombre no determinat ni conegut de vels. Uns vels que deixen passar bona part de la llum però no tota, vol dir que cada vel impedeix el pas d'una part de la llum. Nosaltres veiem una mica de la llum de l'espelma, però no sabem fins a quin punt s'assembla al llum real que fa l'espelma ni qui fa la llum.

Ell deia cada avenç científic descorre un d'aquests vels i ens deixa veure una mica més de llum, però no sabem quants vels ens queden darrera del que acabem de descórrer.

Des de llavors que he imaginat que si hi ha una veritat és allà al darrera d'aquells vels.

Una abraçada.

Inma_Luna dijo...

Toma yaaaaaa!!!.
VAMOS LO QUE TE HA SALIDOOOO SI ES QUE ERES EL MEJOR!!!.
La verdad es ella misma y se busca cuando se necesita...o no?...
PEDAZO DE DEDICATORIAAAA, la MEJOR, que me HAN HECHO EN MI VIDA.
GRACIASSSSSSSSSSS
BESOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS