domingo, 25 de noviembre de 2012

Las dos ranitas

Era una rana que habia vivido siempre en el mar. Decidio dar un paseo por el campo y, de repente, tropezo y  cayo en una estrecha y profunda poza, en la que habia nacido y vivido siempre otra rana.
La rana de la estrecha y misera poza, pregunto a la recien llegada:

               -. ¿De donde vienes? 

               -. Del mar. 

               -. ¿Es grande el mar? 

               -. ¡Oh, no puedes imaginartelo, amiga mia! El mar es inmenso. 

La rana de la poza permanecio unos instantes pensativa y, a continuacion, pregunto:

               -. ¿El mar es tan grande como mi casa? 

               -. No se puede comparar tu casa con el mar. El mar es enorme, descomunal. 

Entonces, la rana de la poza se puso fuera de si, atacada por la ira, y comenzo a pegar a su compañera mientras gritaba:

               -. ¡Mentira, mentira! No puede haber nada mas grande que mi casa, ¡nada! Eres una gran embustera y ahora mismo te echare de aqui. 

                    -----------------

El ego inseguro o exacerbado, nos apega a opiniones y estrechos puntos de vista. La vision se turba, se oscurece, se esclerotiza y, las personas, somos incapaces de ver mas alla de nuestro egocentrismo.
No aceptamos otros pareceres u opiniones y, entonces, inseguros, nos sentimos amenazados y reaccionamos con ira o violencia y, en el peor de los casos, con crueldad.
Muchas personas que viven aferradas a sus opiniones, en cuanto ven cuestionados sus pareceres o puntos de vista, reaccionan autodefensivamente; en vez de  prestar atencion y aprovechar para ampliar conceptos y liberar la mente.

11 comentarios:

Spaghetti dijo...

La casa es enorme, como el universo...para los que nunca han salido de ella...Como tu dices, hay que salir fuera de uno mismo para comprender que hay otras fantásticas realidades.
bsssoss

La Salamandra dijo...

Hola, Spaghetti! :)

Cierto; hay que asumir que nuestro punto de vista puede ser objeto de cambio a traves de otros puntos de vista y, por consiguiente, de otros muchos posibles.

No se puede hablar del mar, si no se conoce. Como tampoco se puede aconsejar sobre un tema cuando no se conocen todos los posibles.

Nos gusta señalar cuando nos arrojan una piedra; en cambio, muy pocas son las personas capaces de anotar las que arrojan.

El ego, es asi: una trampa constante.

Por eso, conviene no bajar la guardia y observar, de continuo, cuantos pronombres personales utilizamos y desde que persona se conjugan. jajaja...

Gracias, Spaghetti, muchas gracias.

Bss.

sarva mangalam
Namasté

maritza leal dijo...

El ego es un yo falso, que pretende sustituir a tu yo profundo, los que no se entregan al ego son libres, felices, no condenan, ni critican.

El ego es un gran seductor, asi que no te dejes engañar por el

maritza leal dijo...

que tengas un buen comienzo de semana Salamandra..

Un gran beso...

La Salamandra dijo...

Cierto; el ser, los seres, todos los seres, estamos desprovistos de "yo".
Sin embargo, nuestra mente tiende a separar los conceptos para darse forma y,... cuando prestamos atencion a sus maniobras, es cuando perdemos la partida.

Bss, maritza.

Muchas gracias e, igualmente: feliz semana.

Sarva mangalam
Namasté.

La Salamandra dijo...

¡Ah! Y, cierto; nuestro drama empieza cuando nuestra conciencia se pierde en juicios innecesarios para vivir y, uno de los mas inutiles y destructivos es, criticar a los demas.

Todos somos rios y, el rio, debe fluir.

bss de nuevo.

Namasté.

Inma_Luna dijo...

Siempre digo que hay que ser fiel a nuestras ideas.
Pero no defenderlas radicalmente, ya que hasta en el ultimo suspiro de vida, se aprende.
Yo escucho y hablo con muchos tipos de personas, con diferentes ideas.
Siempre las respeto pero cuando me quieren llevar a su terreno único,(habiendo otros), por ahí si que no paso.
Somos imperfectos, el otro día hice un juego, entre un grupo de personas en el que me encontraba.
Pedí que me dijeran cosas que llevaba el ser ''humano'' buenas, malas, con arreglo y sin el, y aunque no lo creas, gano lo malo y lo que no tiene arreglo del humano.
Me dio pena que seamos así,eso si, la persona mas imperfecta del grupo era la que mas se alababa...

La Salamandra dijo...

Amiga Inma, la campana que menos vibra, es la que mas se oye. jajaja...

Sin embargo, no estoy de acuerdo en eso de que, el ser humano, tiene mas accidentes en su contra que virtudes a su cargo. Yo creo lo contrario.

ya ves; el contraste de pareceres que, como en los oteros: tiene multiples horizontes; tantos, como ojeadores. jajaja...

bss.

Namasté.

Roberto T dijo...

Muy ilustrativo el cuento, y muy interesante la moraleja que se puede sacar. Ahora entiendo a los que ven el mundo desde el interior de un confesionario, jajaja. En algún sitio leí que las cabezas pequeñas embisten contra todo lo que no les quepa en ellas, o algo así, jajaja. Espero que hicieran las paces, y que la ranita oceánica invitara a la de la poza a conocer el mar, donde pudiera lavar su ego. El cuento me ha traído a la memoria esta cancioncilla, jeje. Petons. Namasté _/|\_

La Salamandra dijo...

Roberto,... te dare una mala noticia:

No han vuelto a verse ranas en el mar. (Jajajaja,...)

Y, si; la vida a traves de las celosias, los barrotes, los dogmas, los radicalismos (no confundir con los radicales libres y, a estos, con los nacionalistas catalanes o vascos), los burka o los confesonarios(*), no son articulos recomendados para la apertura de mente y el ensanchamiento del alma porque (jajaja...), buscan lo contrario. Sino, basta con ver la cara de amplia humanidad de Rouco Varela.

Y, chico; temo que en las pozas y las charcas, las ranas, tambien se disputan los fangos y los mosquitos. Claro que, sin crueldad. eso es exclusividad humana.

Por lo demas,... creo que la rana que vivia en el mar, regreso a su soleada orilla, mandando a la oscurantista a pasear por los lodos. Luego, se preparo un daikiri, cogio la hamaca, se coloco unas gafas de Sol (de marca, of course), se puso a tomar bronce y, se olvido de la cienaga.

Bss, Roberto.

Namasté.

(*) Es un error muy comun. Lo correcto es: confesonario.

Peace-for-ever dijo...

Doncs sí, el primer que m'ha sorprès és la història parli d'una granota que viu al mar, quan jo no he vist mai granotes al mar...

La lliçó com sempre interessantíssima, l'ego ens cega.

Moltes gràcies.

Una abraçada.